Beneficios de los masajes terapéuticos tailandeses

Separador titulos

En nuestro centro utilizamos técnicas de masaje que, unidas a las de la fisioterapia, nos ayudan a restaurar la armonía y el bienestar del cuerpo, asistiendo para prevenir y lidiar con enfermedades y lesiones. Estas técnicas forman la masoterapia.

Usamos masaje terapéutico cuando sufrimos trastornos neuromusculares y musculoesqueléticos, por lo que a través de esta sabiduría milenaria se fomenta la eliminación de toxinas, a la vez que se logra una circulación sanguínea más activa que mejora el oxígeno en los tejidos.

¿Cómo puede ayudarnos la masoterapia?


Existen diferentes situaciones en las que podemos recibir un masaje terapéutico como después de un largo día de trabajo, tras una competición deportiva o que alguna mala noticia nos produzca mucho estrés, ya sea por algún tipo de lesión, para aliviar molestias o porque nuestras masajistas se lo han recomendado tras una revisión de su cuerpo.

Entre algunos de los motivos se encuentran las dolencias o lesiones musculares -que suele ser lo más habitual-, procesos de recuperación física o recuperación de la movilidad después de algún accidente. Hay otros casos en los que la masoterapia ayuda a eliminar la retención de líquidos, la supresión grasa localizada, aliviarlas articulaciones o ganar elasticidad muscular.

Por otro lado, puede ser recomendable corregir por malas posturas, traumatismos o por el propio estrés, que hacen que el usuario necesite aliviar tensión a través de su cuerpo y poder reducir así su fatiga del día a día.

Otras situaciones en las que se puede emplear es cuando se sufre de insomnio, se necesita incrementar la energía, combatir la fatiga e incluso para favorecer la digestión o evitar el estreñimiento.

¡Descubre las mejores técnicas del masaje terapéutico!


Existen muchos tipos de masajes terapéuticos, dependiendo del problema de cada usuario, pero nuestras masajistas están especializadas en poder solucionar los problemas de nuestros visitantes y devolver la paz y la tranquilidad a cada una de las personas que pasan por sus manos.

Uno de ellos es el masaje circulatorio, donde la masajista utiliza los pases del masaje para mejorar la circulación, lo que se lleva a cabo dando una mayor actividad al flujo de sangre, para resolver algunos problemas.

Otro de ellos es el deportivo, con el cual se trata una zona muscular concreta, ya sea porque se encuentra dañada o porque el deportista en cuestión busca un mayor rendimiento. En el caso de tratar a un futbolista, la mesoterapia gira alrededor de mejorar las piernas, mientras que el trabajo con un jugador de tenis implicará centrarse en los brazos.

Por otra parte, tenemos el masaje estético y el relajante. El primero de ellos se realiza con el objetivo de mejorar visualmente, no para trabajar en alguna dolencia o un problema. En este caso, también mejoramos la circulación de una zona para corregir un defecto estético del usuario. El segundo trata de calmar el sistema nervioso a través de la relajación de los músculos, para así llegar al objetivo de recuperar la tranquilidad y el equilibrio entre mente y cuerpo para continuar con el día a día.

Por último, está el descontracturante, que puede ser el más habitual de todos, ya que independientemente del trabajo, estudio o lo que realice cada persona, son muchas las ocasiones en las que aparece una contractura. La masajista trabaja en esta situación sobre uno o varios grupos musculares contracturados.

Descubre los beneficios de los masajes terapéuticos


Los masajes terapéuticos han evolucionado desde su creación hasta nuestros días, adaptándose a la necesidad de las personas, ya sea para relajar el cuerpo del cliente y favorecer el sueño o para eliminar dolencias que acarrean desde hace tiempo y que no le permite llevar a cabo su jornada laboral de forma efectiva.

Los beneficios que se pueden obtener a través de un masaje son muy elevados, yendo cada vez a más, pero siempre dependiendo de la dolencia del usuario. Un ejemplo son los beneficios mecánicos, que hacen referencia a cómo las fuerzas mecánicas empleadas afectan de buena forma a los tejidos. Otros son los fisiológicos-higiénicos, que son los que obtiene una persona sana, aliviando así el cansancio y consiguiendo que mejore el bienestar psicológico.

También existen beneficios preventivos, es decir, cuando se detecta una posible lesión futura o algún tipo de problema que pueda surgir con el tiempo. Gracias a su prevención evitamos el desarrollo de una dolencia mayor.

Con respecto a la aplicación terapéutica, los masajes ofrecen bastantes beneficios corporales. Se mejora la función circulatoria, entre otras cosas cómo recobrarla movilidad restringida en tejidos que no están sanos, reducir el dolor y restablecer la conciencia sensorial. Además, puede ofrecernos relación y bienestar, lo que ayudaría más en la recuperación.

Los efectos positivos estéticos son quizás los menos importantes para algunas personas, que buscan una mejoría en el cuerpo o en el dolor más que en algo estético, pero para muchas otras es imprescindible. Estos pueden incluir eliminar los depósitos de grasa, devolver un músculo a su tono o relajar el cansancio. Al igual que en este caso, los beneficios deportivos son provechosos para solo unas cuantas personas, los deportistas en sí, que acaban consiguiendo un aumento de su capacidad competitiva para llegar a cumplir sus metas.

Por último, nos gustaría compartir con vosotros los beneficios que se pueden obtener para nuestra mente con el masaje psicológico o relajante. El contacto que se experimenta con las manos del masajista bien empleadas proporciona mucha seguridad y confort en lo que dura el masaje, prolongándose tiempo después. Además, regula y alivia la tensión psicofísica que podemos acumular, por lo que el bienestar psicológico es mucho mayor.

Se trata de prácticas que ayudan a mucha gente a llevar su vida de una forma mejor como teniendo más energía en su empleo, con un mejor rendimiento profesional o habiendo reducido su estrés, consiguiendo beneficios corporales o musculares, mejorar la circulación, relajar los músculos, recuperarla flexibilidad, estimular el sistema nervioso o llegar a un bienestar psicológico que hace más fácil el día a día.

En Spa Thai Massage buscamos que cada visitante pueda salir con una sonrisa en su cara por haber encontrado lo que buscaba en las manos de nuestras masajistas. Por algo Tailandia es el país de las sonrisas.

Articulos relacionados
Separador titulos