El masaje tailandés, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO

Separador titulos

El “Nuad Thai” es, desde 2019, la única disciplina de masaje que ha obtenido el título de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Pero, ¿cómo lo ha conseguido? Estamos realmente orgullosos de que un aspecto tan importante de nuestro patrimonio esté reconocido por la UNESCO ¡Acompáñanos para descubrir por qué se ha ganado este reconocimiento!

El pasado 13 de diciembre de 2019, llegaba una noticia desde la capital francesa —ciudad donde se encuentra la sede de la UNESCO—: la petición del gobierno Tailandés para que el masaje Thai entrara en las listas de patrimonio cultural intangible de la humanidad, había sido felizmente aprobada por los países del comité. Así, el Nuad Thai, se ha convertido en la primera modalidad de masaje en conseguir este reconocimiento. Esta noticia, que rápidamente estuvo en boca de todos los medios y plataformas, es realmente importante para nosotros y por eso, desde Thai Spa Massage te queremos explicar el largo proceso que ha de pasar la petición de inicio a fin y la importancia que su aprobación tiene para Tailandia, nuestra riqueza cultural y la transmisión del conocimiento del Nuad Boran.

Angkor Wat y piscina reflectante al atardecer, Siem Reap, Camboya

La Gran Pirámide de Egipto, los jardines colgantes de Babilonia, el templo de Angkor Wat y la estatua de Zeus en Olimpia demuestran la necesidad que ha tenido siempre el ser humano de enaltecer sus creaciones categorizándolas en listas por la majestuosidad de su creación. Todo empezó con siete maravillas, siete lugares —en su mayoría imposibles de visitar hoy en día— que demostraban en origen la genialidad de la ingeniería en un mundo helenocentrista. Pasados los años, esta lista y sus millones de variables evolucionaron en otras tantas: de las siete maravillas seleccionadas y pintadas por Maerten van Heemskrerck en el siglo XVI, conocidas comúnmente cómo las siete maravillas del Mundo Antiguo, pasando por las siete maravillas del Mundo Moderno, hasta la lista de la UNESCOcon toda aquella creación humana —o formación natural— que demuestre su valor a través de los siglos y su enriquecimiento a la cultura de nuestra especie.

Por eso, este reconocimiento es tan importante para la sociedad Tailandesa la obtención de semejante título ofrecido por el comité de la UNESCO se ha convertido en algo excepcionalmente codiciado.

¿Porque considerar determinados lugares o conocimientos, Patrimonio de la Humanidad?


Guerreros de terracota de Qin Shi Huang

Desgraciadamente, es común que las obras de la ingeniería moderna terminen llevándose por delante algún trozo de patrimonio que nuestros antepasados dejaron sobre la faz de la tierra. Tampoco es excepcional que con el objetivo de erigir algo —un edificio, la infraestructura del metro, o cambiar el sistema de tuberías de una ciudad— se descubra algo totalmente extraordinario. Ocurrió en 1974, cerca de la ciudad china de Xi’an. Unas simples obras que iban a ayudar con el abastecimiento de agua de esa ciudad, desenterraron a un ejército entero de guerreros hechos de tierra rojiza. Más de 8000 piezas, ni más ni menos, apenas a un kilómetro y medio de distancia de la tumba del primer emperador de la dinastía Qin, Qin Shi Huang. Tal descubrimiento, aunque totalmente accidental, dió visibilidad a una parte de la historia que no se conocía, y las obras, por respeto al descubrimiento, fueron totalmente paralizadas. Hoy en día, los Guerreros de Terracota —así es como los denominaron— se pueden ver en el conocido Mausoleo de Qin Shi Huang.

Pero por desgracia, hay patrimonio que no corre la misma suerte, y hay partes de la historia que son deliberadamente destruidas, con el simple pretexto, por ejemplo, de expandir urbanísticamente una población. En España, tenemos muchos ejemplos que harían entristecer a cualquier amante de la cultura. De una tiranía semejante, surgió el germen de lo que se conoce como el galardón Patrimonio Cultural de la Humanidad y que más tarde iría expandiendo sus fronteras de protección hasta incluir el Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad. Pero, ¿Qué ocurrió para empezar a dar reconocimiento a tantos siglos de historia?

Egipto, en la década de los 50, empezó con la planificación de lo que sería la megaconstrucción de la presa de Asuán, a través del río Nilo. Esta presa tendría un papel importantísimo en el desarrollo agrícola e industrial en un país tan árido como es Egipto. El único problema de la construcción de esta gran presa en el país de los faraones, eran los faraones mismos. Estas obras de ingeniería a gran escala, sacrificarían templos como el Abu Simbel o el de File, quedando totalmente sumergidos bajo el agua, como si de la Atlántida se tratara. En aquel entonces, la Comunidad Internacional, se echó las manos a la cabeza y hasta 50 países iniciaron una recaudación de dinero para poder llevar el patrimonio hasta tierra firme. En su totalidad, recaudaron un total de 80 millones de dólares y con el tiempo, Egipto agradeció a todos los países que participaron en esta recolecta con un cachito de su historia. A España, por ejemplo, la obsequiaron con el Templo de Debod, que puede visitarse en Madrid hasta día de hoy.

La gran capacidad de organización que habían tenido los países, puso entonces sobre la mesa la idea de poder crear algo que sirviera como protección de todo patrimonio histórico y natural para evitar que todas las piezas extraordinarias que habían logrado sobrevivir hasta nuestros días, pudieran ser destruidas. Tras muchísimo trabajo diplomático y años de conversaciones, la UNESCO a través de la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural concretó las condiciones a las que se acogerían los países que formaran parte y cinco años más tarde se anexionaron 34 países de todo el mundo.

¿Cómo se consigue entrar en las listas de la UNESCO?


Como en casi todos los organismos de este tipo, la clave para conseguirlo es la burocracia. Los propios países tienen que hacer un inventario de patrimonio susceptible para la obtención del título y, a partir de ahí, los funcionarios se ponen manos a la obra para realizar la redacción del expediente que contiene todos los detalles habidos y por haber, con documentación escrita y gráfica sobre el objeto en cuestión. Después de esto, un grupo de integrantes internacionales enviados desde la propia UNESCO visitan el lugar para verificar que la información que les ha sido proporcionada es verídica. La misión de este equipo de verificadores es, además, elaborar una pequeña evaluación que se entrega sobre el lugar candidato. A partir de ahí, el poder lo tiene el Comité de Patrimonio Mundial. Este grupo compuesto por 21 países representantes se reúnen una vez al año, en el que además de otras muchas cuestiones, se decide qué bienes son inscritos en estas listas.

Las condiciones que deben cumplir a la hora de poder conseguir el tan deseado título son 10 para los monumentos, entre las cuales se encuentran:

– Representar la genialidad del ser humano cómo su creador.

– Atestiguar que ha sido fruto del intercambio de valores y conocimiento a lo largo de un periodo de tiempo. – Ser un testimonio único y/o excepcional de una cultura o civilización. – Estar asociado con acontecimientos o tradiciones vivas, con ideas, creencias u obras artísticas y literarias que tengan un significado excepcional.

Nuad Thai, patrimonio intangible de la humanidad


Sin embargo, el ser humano es más que todo aquello que construye, por lo menos, físicamente. La mezcla de civilizaciones, miles de años de relaciones comerciales y la simbiosis entre la gente, las creencias religiosas y la historia misma, han dejado una herencia tan rica cómo excepcional. Y no sólo hablamos de acontecimientos culturales a gran escala, cómo lo puede ser el flamenco en España.

Y es que, por muy simple que parezca cualquier ritual, es siempre representación de la historia de una población, y debe ser protegida. A diferencia de un estoico edificio, que puede aguantar de pie sin demasiada labor de conservación de nuestra parte, el patrimonio intangible requiere de mecanismos de protección más sofisticados.

Y todavía hay lenguas, fiestas populares, tradiciones y rituales que año tras año, siguen quedando en desuso. ¿Cómo encontramos una solución? Con motivo de la celebración de la 32ª reunión de la Conferencia General de la UNESCO en octubre de 2003, la organización se centró en ese mismo debate, el de salvar la historia y las tradiciones. Esa tarde de otoño, entre todos los países presentes en la reunión, se aprobó la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, que no entró en vigor hasta 3 años más tarde, el 20 de abril de 2006. Según la página web de la UNESCO, sus objetivos son los siguientes:

  1. 1. “La salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial”.
  2. 2. “El respeto del patrimonio cultural inmaterial de las comunidades, grupos e individuos”.
  3. 3. “La sensibilización en el plano local, nacional e internacional del patrimonio cultural inmaterial”.
  4. 4. “El reconocimiento recíproco del patrimonio cultural inmaterial entre países y la cooperación y asistencia internacionales”.

Cómo ya hemos contado en entradas anteriores, el conocimiento casi íntegro del Nuad Thai es heredado de generación en generación. El mundo, sin embargo, ha cambiado enormemente y las sociedades asiáticas van perdiendo, poco a poco, su singularidad oriental. La occidentalización y modernización de las nuevas generaciones, al igual que la gentrificación de las áreas rurales han hecho que las tradiciones tailandesas -usualmente, incluso el pueblo más pequeño de Tailandia tenía un masajista que ayudaba a tratar los males de las personas del pueblo- se vayan disolviendo entre smartphones y vanguardia occidental.

¿Sabías qué?

El masaje Thai no es la primera disciplina reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO. Un año antes, el teatro tailandés de máscaras —Khon— fue admitido a las listas y se coronó como el primer bien cultural del país con este reconocimiento. El Khon es un arte escénico que combina variedad de disciplinas, desde música, danza y elementos rituales. Tailandia, para preservar este magnífico bien, motiva a las juventudes a estudiarlo mediante clubs que tienen como objetivo generar interés y un conocimiento básico que sirva cómo germen de la pasión por el Khon de algún joven que otro, garantizando su prevalencia.

La situación del Nuad Thai en la última década, y la despreocupación de las nuevas generaciones por este arte y tradición milenaria, llevaron al gobierno tailandés a embarcarse en el gran viaje burocrático de la UNESCO para asegurar al masaje tailandés un futuro y cierto grado de protección, tanto nacional, cómo internacionalmente. Este espacio seguro piensa garantizar el contínuo desarrollo del conocimiento con la colaboración de planes de estudio para los practicantes foráneos e internacionales y la investigación necesaria para restaurar prácticas que han sido perdidas a través de tantos años.

Que se le haya otorgado este reconocimiento a nuestra disciplina, es un motivo de orgullo. La gran protección que el Nuad Thai tiene gracias a las medidas tomadas por y para el nombramiento, hacen seguro que el conocimiento que nosotros ponemos en práctica en nuestro Spa, no se vaya a perder, que los recursos a la disposición de los profesionales y estudiantes no dejen de producirse y sobretodo, nos asegura que tú como cliente, puedas disfrutar del Nuad Boran original siempre que lo necesites, de las manos de las personas mejor preparadas para ponerlo en práctica.

Si no has disfrutado nunca del masaje tailandés, te invitamos a visitar nuestro pequeño trocito de Tailandia en Barcelona, en cualquiera de los dos Centros de Masaje Tailandés que tenemos: En el Passeig de Gracia num 100, o en el interior de alura, en C/Joan Güell 236. Todas nuestras terapeutas son de origen tailandés y con una gran experiencia en el masaje Nuad Thai o Masaje Tradicional Tailandés. Descubre con todos los sentidos los beneficios de este Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad, sin necesidad de viajar hasta Tailandia.

Articulos relacionados
Separador titulos