¿Quién fue el mejor rey de Tailandia?

Separador titulos

Es difícil saber a ciencia cierta quién fue el mejor monarca de un país, pero Bhumibol Adulyadel, el noveno rey de Tailandia de la dinastía Chakri, conquistó el cariño de su pueblo y es, para muchos, el mejor rey de Tailandia

Bhumibol Adulyadej, también conocido como el rey de Tailandia Rama IX, fue el noveno monarca de Tailandia de la Casa de Chakri, y ostentó el récord de ser el jefe de estado con el reinado más prolongado en la historia de Tailandia y uno de los más duraderos en el mundo. Su reinado, que se extendió desde el 9 de junio de 1946 hasta su fallecimiento el 13 de octubre de 2016, fue un período de profundos cambios y desarrollos, y su historia enorgullece al país de las sonrisas.

Un linaje distinguido


Bhumibol Adulyadej no nació en Tailandia. Nació en Cambridge, Massachusetts, el 5 de diciembre de 1927 a las las 8:45 am. Muchos años más tarde, en 1960, el Dr. W. Stewart Whittemore confesaría al Boston Globe que se trató, en verdad, de “un bebé muy bueno”.

Si el rey de Tailandia nació en América fue porque su padre, el príncipe Mahidol Adulyadej de Songkla —considerado además como el padre de la medicina moderna en Tailandia—, estudiaba salud pública en Harvard. Sus pacientes lo llamaban cariñosamente “Mho Chao Fa” (‘Doctor Príncipe’). Tras sus primeros años de formación en Bangkok, el pequeño Bhumibol y su familia se trasladaron a Suiza, donde el futuro monarca continuó su educación de ciencias políticas en la universidad de Lausana, manteniendo durante ese tiempo un vínculo distante pero persistente con Tailandia.

Una coronación rodeada de tragedia

 

Fotografía de retrato del rey Ananda Mahidol en 1939

El ascenso al trono de Mahidol es una historia envuelta en misterio y conmoción, que marcó un capítulo turbulento en la historia de Tailandia. El 8 de diciembre de 1941, las fuerzas japonesas invadieron el país cuando el jovencísimo hermano mayor de Bhumibol Adulyadej, Ananda Mahidol, acababa de llegar al trono. Derrotada por una ofensiva japonesa, Tailandia se unió al Eje durante la Segunda Guerra Mundial.

A pesar de su juventud y falta de experiencia, Ananda enamoró rápidamente los corazones de su gente. Sin embargo, no logró el mismo afecto entre la élite política internacional: observadores extranjeros y dignatarios tenían la impresión de que el rey Ananda no albergaba el deseo de llevar la corona.
Su reinado, percibían, estaba en un hilo frágil. Louis Mountbatten, el Conde Mountbatten de Birmania y comandante británico en el sudeste asiático, retrató al joven monarca como una “figura patética y solitaria”, subrayando su aparente vulnerabilidad durante un evento público en Bangkok en 1946.

El rey Ananda Mahidol y Louis Mountbatten el 19 de enero de 1946

El 9 de junio de ese mismo año, el joven rey de Tailandia, Ananda, fue hallado sin vida en su dormitorio en el Salón del Trono Boromphiman. Ese mismo día, un anuncio de radio sugirió que su fallecimiento fue el resultado de un accidente, mientras jugaba con una pistola. Sin embargo, en octubre de ese año, las conclusiones de una exhaustiva investigación revelaron que su muerte estaba lejos de ser accidental, aunque no se pudieron probar de manera concluyente ni el asesinato ni el suicidio. El subsiguiente proceso judicial, que se extendió hasta mayo de 1951, culminó con un veredicto de homicidio. Aunque el tribunal no pudo atribuir directamente la responsabilidad a los individuos acusados —Chaliao, Chit y But—, Chit fue hallado culpable de complicidad. Luego de múltiples apelaciones e intensas deliberaciones que duraron años, la Corte Suprema finalmente confirmó las condenas de Chit y But y, en una vuelta sorpresiva, también condenó a Chaliao. Años más tarde, las súplicas de clemencia no conmovieron al protagonista de este artículo, el rey Bhumibol Adulyadej, que rechazó las peticiones.

Cortejo fúnebre del rey Rama VIII

Aquellos tres hombres murieron frente a un pelotón de fusilamiento el 17 de febrero de 1955. Curiosamente, años después, el rey de Tailanda Bhumibol expresó dudas sobre su culpabilidad. La trágica historia del hermano mayor del rey Bhumibol Adulyadej, Ananda Mahidol, concluyó con su incineración en Sanam Luang, Bangkok, el 29 de marzo de 1950 —cuatro años después de su muerte—, marcando el final de un período tumultuoso y dejando una nación en duelo.

Los primeros años del rey Bhumibol

En 1946, tras la trágica y misteriosa muerte de su hermano, Bhumibol asumió el desafió del trono a los 18 años, con la resolución de continuar su formación en ciencias políticas y derecho en Suiza. Durante este periodo, encontró el amor en la joven Sirikit Kitiyakara, la famosa y tan querida reina Sirikit.

Y es que en octubre de 1948 el rey sufrió un grave accidente de coche en Lausana, Suiza, que le llevó a perder su ojo derecho. Se recuperó del accidente en el Hospital Universitario de Lausana, (Centre Hospitalier Universitaire Vaudois), pero este accidente cambió su vida: durante su estancia en el hospital, recibió la visita frecuente de Sirikit, que en aquel momento era una joven noble cercana a la familia. Estas visitas fueron fundamentales para cimentar su relación, y nació el amor. Su boda, realizada por la anciana abuela de Bhumibol, Savang Vadhana, fue descrita por The New York Times como “la boda real más corta y sencilla jamás celebrada en la tierra de los elefantes dorados y los paraguas blancos”.

Ceremonia de coronación de Su Majestad el Rey en 1950

¿Cómo fue la coronación de Bhumibol, rey de Tailandia?


El 5 de mayo de 1950, el Salón del Trono Phaisan Thaksin, en el majestuoso Gran Palacio de Bangkok, fue testigo de un evento histórico: la primera ceremonia de coronación de un monarca tailandés bajo el sistema de monarquía constitucional. Durante esta solemne ocasión, Bhumibol hizo un voto resonante, prometiendo “reinar con rectitud para el beneficio y la felicidad del pueblo siamés”. Esta ceremonia estuvo marcada por símbolos de real dignidad y tradición, incluido el Trono Bahadrabith, ubicado bajo el imponente Gran Paraguas Blanco del Estado, rodeado de las insignias y utensilios reales. Ese mismo día, la consorte de Bhumibol fue elevada al estatus de reina (Somdej Phra Boromarajini). En Tailandia, la memoria de este día perdura, celebrándose cada 5 de mayo como el Día de la Coronación, una festividad nacional. Después de la ceremonia, la pareja real eligió la ciudad costera de Hua Hin para su luna de miel. Si lo que más te seduce de Tailandia son sus paradisíacas playas, no dejes de leer nuestra última publicación. Sin embargo, su estancia allí fue breve, ya que pronto partieron hacia Suiza, donde Bhumibol tenía la intención de finalizar sus estudios universitarios. No fue hasta 1951 que la pareja real hizo su regreso permanente a Tailandia. La conexión de Bhumibol con las tradiciones Tailandesas se profundizó tras el fallecimiento de su abuela, la reina Savang Vadhana. Siguiendo las costumbres budistas, se convirtió en monje durante 15 días (del 22 de octubre al 5 de noviembre de 1956) en Wat Bowonniwet.

El templo de Wat Bowonniwet, que alojó al rey durante su estancia

Esta decisión, tomada por muchos hombres budistas después de la pérdida de un pariente cercano, culminó con su ordenación por el Patriarca Supremo el 22 de octubre de 1956 en la Capilla Real del Buda de Esmeralda, ubicada dentro del Gran Palacio. Durante su retiro espiritual, Sirikit asumió sus responsabilidades, siendo nombrada regente. En reconocimiento a su papel, fue honrada con el título de Reina Regente (Somdej Phra Boromarajininat).

El inicio de su carrera política

En los primeros años de su reinado, bajo el gobierno del dictador militar Plaek Phibunsongkhram, Bhumibol carecía de poder político real y desempeñaba principalmente un papel ceremonial en un gobierno dominado por los militares. En agosto de 1957, seis meses después de las elecciones parlamentarias, el general Sarit Thanarat acusó al mariscal de campo Phibunsongkhram de lesa majestad debido a su conducta en la celebración del 2.500 aniversario del budismo.

El rey Bhumibol Adulyadej se dirige al 86º Congreso de los Estados Unidos 1960

El 16 de septiembre de 1957, Phibunsongkhram buscó el apoyo de Bhumibol para su gobierno, pero el rey aconsejó al mariscal de campo que dimitiera para evitar un golpe de estado, consejo que Phibunsongkhram rechazó. Esa misma noche, el opositor Sarit Thanarat tomó el poder.

Durante la dictadura de Sarit, la monarquía se revitalizó. Bhumibol participó en ceremonias públicas, recorrió las provincias y respaldó proyectos de desarrollo. Además, visitó los Estados Unidos en junio de 1960, donde se dirigió al Congreso, y realizó visitas a varios países de Europa, incluida una visita a Roma organizada por el primer ministro Giovanni Gronchi en septiembre de 1960.

¿Cuáles fueron sus 5 mayores logros en el trono?


El reinado del rey de Tailandia Bhumibol Adulyadej, estuvo marcado por varios logros con los que el pueblo siamés está muy agradecido y su legado perdura como un referente en la historia moderna de Tailandia.


1- Un gran desarrollo económico: durante los años 60 y 70, Tailandia experimentó un notable crecimiento económico bajo el liderazgo de Bhumibol. El rey respaldó proyectos de desarrollo rural, agricultura, y tecnología para mejorar la calidad de vida de la población y reducir la pobreza en las zonas rurales.


2- Compromiso con la modernización y la educación: Bhumibol promovió la modernización de la educación en el país, contribuyendo al aumento de la alfabetización y al desarrollo de una fuerza laboral más calificada. Se enfocó en la promoción de la educación técnica y científica para conseguir, en el día de mañana, mejorar la calidad de vida en Tailandia.


3- Consiguió un desarrollo agrícola sin precedentes: bajo su liderazgo, se fomentó la agricultura sostenible y la mejora de las técnicas agrícolas. Esto ayudó a que Tailandia se convirtiera en uno de los principales exportadores de arroz y otros productos. En honor a su trabajo en la ciencia del suelo, las Naciones Unidas celebran el cumpleaños del rey, el 5 de diciembre, como el Día Mundial del Suelo desde 2014.


4- El apoyo a la Salud Pública: el rey de Tailandia mostró un gran interés en la salud pública y apoyó la expansión de servicios de atención médica en todo el país. Su iniciativa real patrocinó la creación de hospitales y clínicas para mejorar el acceso a la atención médica.


5- Dedicación a las actividades filantrópicas: el rey y su familia participaron activamente en actividades filantrópicas y caritativas. Establecieron numerosos proyectos y fundaciones para ayudar a comunidades desfavorecidas y apoyar causas humanitarias. Aunque Tailandia pasó por períodos de inestabilidad política durante su reinado, el rey desempeñó un papel importante en la promoción de la estabilidad y la reconciliación. Su presencia fue un factor unificador en momentos críticos y se convirtió en un símbolo casi divino para el pueblo tailandés. Su constante presencia en la vida pública del país y su dedicación a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos lo convirtieron en un líder respetado y querido.

El día en que el país de las sonrisas, lloró


El 13 de octubre de 2016, Tailandia lamentó la pérdida de su amado monarca, el rey Bhumibol Adulyadej, que falleció a la edad de 88 años en el Hospital Siriraj de Bangkok a las 15:52 pm. Al día siguiente, su cuerpo fue conducido en una solemne caravana hacia el Gran Palacio, donde se llevó a cabo el tradicional rito de baño para el rey de Tailandia. A lo largo de la ruta, miles de personas en duelo se congregaron para expresar su profundo afecto por su “rey de reyes”. La procesión real llegó a las 17:00 horas por la puerta Viset Chaisri.

Oficiales militares reales tailandeses tiran del Rajarot Noi, que transporta al Patriarca Supremo, durante la procesión fúnebre del difunto rey tailandés Bhumibol Adulyadej

En este emotivo acto, el príncipe heredero Maha Vajiralongkorn, quien era el siguiente en la línea de sucesión para gobernar el reino, presidió el ritual del baño en el majestuoso Salón del Trono de Phiman Rattaya. Luego, en octubre de 2017, se llevó a cabo una ceremonia de cremación real que duró cinco días. La cremación, que no fue transmitida por televisión, tuvo lugar en la tarde del 26 de octubre de 2017. Las cenizas del rey fueron respetuosamente trasladadas al Gran Palacio y consagradas en el Sagrado Salón del Trono Chakri Maha Phasat, el Cementerio Real en Wat Ratchabophit y el Templo Real Wat Bowonniwet Vihara. El período de luto oficialmente llegó a su fin a la medianoche del 30 de octubre de 2017, marcando el retorno de los tailandeses a sus colores habituales. Este momento culminaría en la futura coronación del rey Vajiralongkorn, un acontecimiento que finalmente tuvo lugar entre el 4 y el 6 de mayo de 2019.

El director de orquesta y clarinetista Benny Goodman (1909 – 1986) invita al rey Bhumibol de Tailandia a su apartamento de Nueva York para una sesión improvisada

Mucho más que un jefe de estado


Bhumibol Adulyadej fue mucho más que un respetado rey de Tailandia: se trata de una de esas figuras casi mítica. Tan virtuosas, que cuestan de creer. Fue un hombre de múltiples talentos y pasiones. Bhumibol destacó como pintor, músico, fotógrafo, autor y traductor. Su libro “Phra Mahachanok” se basó en una historia tradicional Jataka del budismo, mientras que su publicación “La Historia de Thong Daeng” relata la vida de su querido perro, Thong Daeng.

El saxofón de Bhumibol Adulyadej, exhibido en el Museo Nacional de Bangkok

Durante su juventud, Bhumibol mostró un profundo interés por las armas de fuego. Tenía una colección que incluía una carabina, una pistola Sten y dos pistolas automáticas en su dormitorio. Junto a su hermano mayor, el rey Ananda Mahidol, solían usar los jardines del palacio para practicar tiro. Y en lo que respecta a la música, Bhumibol fue un talentoso saxofonista de jazz y compositor, explorando estilos como Dixieland y jazz de Nueva Orleans. También dominaba el clarinete, la trompeta, la guitarra y el piano. Compuso un total de 49 obras, incluyendo piezas populares como “Candlelight Blues,” “Love at Sundown” y “Falling Rain.”

Como si todas estas proezas fueran pocas, fue un marinero consumado, Bhumibol ganó una medalla de oro en vela en los Cuartos Juegos Peninsulares del Sudeste Asiático en 1967, a pesar de su falta de percepción de profundidad porque, recordemos, perdió un ojo en su juventud. Navegó valientemente desde Hua Hin hasta Toey Ngam Harbour en Sattahip en el “Vega 1,” un bote ¡de su propia construcción! Siguiendo los pasos de su padre, un ingeniero naval militar retirado, Bhumibol fue un apasionado diseñador y constructor de veleros, creando innovadores diseños en varias clases de veleros.

Su lista de habilidades y aficiones no acaba aquí: Bhumibol era un radioaficionado con el distintivo de llamada HS1A y patrocinó la Sociedad de Radioaficionados de Tailandia ¡Oh! Además, Bhumibol ostenta el título de ser el único monarca tailandés en poseer una patente. En 1993, obtuvo una por un aireador de aguas residuales llamado “Chai Pattana”.

Al tratarse de un monarca, la vida de Bhumibol Adulyadej, está, naturalmente, llena de aventuras, momentos trascendentes y crisis. Quizá su nutrido listado de talentos y aficiones son otro testimonio de su versatilidad y su pasión, o quizá se trata de una elaborada —y bastante creíble— maniobra publicitaria. Sea como fuere, funcionó: el pueblo taliandés adoraba al monarca, al que hemos querido honrar con este artículo.
Articulos relacionados
Separador titulos